Nuestro propósito en América del Sur es la multiplicación de siervos-discípulos-líderes del Señor Jesucristo, comprometidos a ser semejantes a Él y desarrollar la iglesia local en manera integral para establecer el reino de Dios en su comunidad, facilitando así el cumplimiento
 de la Gran Comisión en las naciones.

Cada organización que trasciende en el tiempo está basada profundamente sobre una combinación de propósitos, creencias y valores. La iglesia fue creada para transformar el mundo, para extender las Santas Escrituras (para ser semejantes a Cristo). Queremos cumplir la Gran Comisión de la iglesia y al mismo tiempo ser una iglesia de santidad. Nuestra misión es hacer discípulos de Cristo en todo el mundo.

La Iglesia del Nazareno cree que tú puedes descubrir: perdón, paz, gozo, propósito, amor y significado para tu vida y la promesa del cielo cuando pongas tu vida en Cristo y tengas una relación personal con Dios por medio de Jesucristo.

Nosotros creemos que hay un mejor modo de vida para el cristiano en quienes hay, victoria sobre el pecado, poder para testificar, servir y un gran compañerismo con Dios. Esta felicidad en el cristiano se da por la entera santificación (purificación) del Espíritu Santo.

Cada congregación local de la Iglesia del Nazareno es una comunidad de fe, lista para saludarte en el nombre de Jesús. Ahí tú descubrirás oportunidades no únicamente el encuentro con Jesucristo como tu Señor y Salvador, sino un crecimiento como un seguidor de Cristo. Las congregaciones locales ofrecen ministerios y oportunidades para servir a otros.

Compañerismo, cultos, formación y educación son parte de nuestra vida junto a Cristo. Con 12 mil congregaciones alrededor del mundo, nuestra misión y visión abarca el mundo entero. Nosotros te invitamos a experimentar el único compañerismo cerca de su Iglesia del Nazareno.